Esperar nos es fácil. En nuestra sociedad donde lo rápido e instantáneo prima, nuestra paciencia tienda a ser corta. Eso mismo te puede pasar con una respuesta que estás esperando de Dios. Esto se relaciona con la confianza, el dominio propio

El mismo apòstol Pablo que padeciendo situaciones tan difíciles como persecusiòn, cárcel y hambre mantiene constante su mensaje. Pablo nos anima en muchas de sus cartas a ser pacientes.

 

Cartas de Pablo:

 

Otros libros de la Biblia: