Somos llamados por el Señor para ser sus embajadores (2 Corintios 5:20), compartir la luz del mundo: Jesús. Queremos animarte a que compartas acerca del amor de Dios con tus prójimo, sea un familiar, un vecino, un compañero de trabajo/estudio o un desconocido. Si esta publicación  te es inspiradadora, por favor compártelos con otros para que juntos extendamos el Reino de Dios.

En Sociedades Bíblicas estamos trabajando para compartir la Palabra de Dios en más de 200 países y territorios. Algunas  están haciendo esto en medio de la guerra, la extrema pobreza, la persecución y otros desafíos. Por favor oren por nuestro ministerio, por las iglesias y las otras organizaciones  que trabajan por Jesús. ¡Gracias!

Reina Valera Contemporánea
Pero cuando venga sobre ustedes el Espíritu Santo recibirán poder, y serán mis testigos en Jerusalén,en Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.  Hechos 1:8
con los pies calzados con la disposición de predicar el evangelio de la paz. Efesios 6:15
Después de esto, Jesús andaba por todas las ciudades y aldeas, y allí proclamaba y anunciaba las buenas noticias del reino de Dios. Lo acompañaban los doce. Lucas 8:1
 Por tanto, vayan y hagan discípulos en todas las naciones, y bautícenlos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Enséñenles a cumplir todas las cosas que les he mandado. Y yo estaré con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo.» Amén. Mateo 28:19-20
 y les dijo: «Así está escrito, y así era necesario, que el Cristo padeciera y resucitara de los muertos al tercer día,  y que en su nombre se predicara el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando por Jerusalén.  De esto, ustedes son testigos. Lucas 24:46-48
Porque con el corazón se cree para alcanzar la justicia, pero con la boca se confiesa para alcanzar la salvación.  Pues la Escritura dice: «Todo aquel que cree en él, no será defraudado.»  Porque no hay diferencia entre el que es judío y el que no lo es, pues el mismo que es Señor de todos, es rico para con todos los que lo invocan,  porque todo el que invoque el nombre del Señor será salvo.  Ahora bien, ¿cómo invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán si no hay quien les predique?  ¿Y cómo predicarán si no son enviados? Como está escrito: «¡Cuán hermosa es la llegada de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas!» Romanos 10:10-15
Proclamen su gloria entre las naciones, y sus maravillas entre todos los pueblos! Salmo 96:3