Hasta el siglo XIX, estuvo prohibido poseer una Biblia para el pueblo Chileno.  Solo después de la independencia y gracias a una invitación de Bernardo O´Higgins es que llegó a Chile Diego Thompson, educador, pastor y colportor de la Sociedad Bíblica Británica y Extranjera, quien ingresó en 1820 las primeras Sagradas Escrituras de manera legal.

Con los años y esfuerzos de otros grandes hombres de Dios tales como William Wheelwright, David Trumbull, Francisco Penzotti y mucho más ejercieron esta maravillosa comisión, y en todos ellos se reflejó un amor a las Sagradas Escrituras y su afán de divulgación.

En 1972, Sociedad Bíblica Chilena se constituyó oficialmente como corporación sin fines de lucro, cuya misión es poner la Palabra de Dios en las manos de los más necesitados, en su idioma, para que la puedan leer y comprender. Previamente dependíamos de la Sociedad Bíblica Británica y Entranjera.

En 1975 compramos un gran edificio que nos permitió tener más variedad de productos y contar con un mayor stock de biblias.

En la década del 70 se inició el grupo de voluntarias “Mensajeras en acción”, proyecto nacional activo hasta el día de hoy.

En la década de los 80 comenzamos las exposiciones bíblicas, exhibición de una veintena de Biblias en distintos idiomas y dialectos, que hoy en día se realizan en universidades, colegios, plazas entre otros lugares.

El año 1997 publicamos el nuevo testamento en Mapudungun (lengua mapuche), el cual contribuye a la dignificación de un pueblo marginado, quienes ahora pueden entender el evangelio en su propio idioma.

A inicios del siglo XXI iniciamos el proyecto de prevención de drogas. Hasta hoy se ha realizado desde Arica a Puerto Montt, incluyendo Isla de Pascua e Isla de Chiloé.

El año 2005 comenzamos el proyecto Profamilia, que busca el desarrollo integral de la familia, que permite retener a los alumnos con problemas sociales y/o de aprendizaje en los colegios.

En el 2008 lanzamos el nuevo Testamento en Romané (lengua gitana), el cual fue un importante contribución socio-cultural a un pueblo marginado. Fue el primer libro en Romané hablado en Chile.

Comprendiendo la necesidad rescatar y capacitar a jóvenes mediante el arte y el evangelio, se formó el 2008 el proyecto Tocando Vidas Music.

El año 2009, recibimos un reconocimiento del Congreso Nacional por la contribución que damos a la sociedad

El 2009, tuvimos una distribución histórica de 200 mil copias de la Biblia (equivalente a 1 copia cada 80 chilenos)

El 2010 iniciamos el proceso de traducción del Antiguo Testamento al Romané, trabajo que durará alrededor de siete años.